Bogotá, mayo 22 de 2015 – La Cámara Colombiana de la Energía – CCENERGIA manifiesta su gran preocupación por la nueva suspensión del proceso de la venta de ISAGEN. Es una decisión que entorpece el desarrollo de la infraestructura que el país necesita para enfrentar los retos de competitividad en un mundo globalizado. Hacemos un respetuoso llamado al Consejo de Estado para que se tome una pronta decisión en torno a este tema.

La venta de ISAGEN al sector privado no debe preocupar a la opinión pública. La generación de electricidad es un negocio que se ha manejado muy bien por parte de los agentes del sector privado en los últimos 20 años, después de la reforma que se hizo en el sector eléctrico en el año 1994. El país no ha vuelto a tener otro racionamiento como el que tuvo que padecer en los años 1992-1993 cuando el manejo de la parte eléctrica estaba en manos del sector público. La ley 143 de 1994 o ley eléctrica permitió la entrada de empresas del sector privado y dejó en manos del gobierno la planificación, regulación y control del sector eléctrico. Este modelo de organización del sector ha funcionado y con la venta de ISAGEN se refuerza esta acertada política plasmada desde hace más de 2 décadas.