Desde la Cámara Colombiana de la Energía apoyamos el proyecto de ley de pronto pago presentado por el Representante Mauricio Toro, el cual busca reducir los plazos de pago a las empresas colombianas.

El proyecto fue presentado para que el plazo máximo de pago de facturas en negocios realizados entre empresas privadas en el país no exceda los 60 días. Se propone también una reducción escalonada de ese plazo así: que una vez se expida la ley este plazo máximo sea de 60 días, a los 5 años de expedida la ley se reduzca a 45 días y a los 10 años se reduzca a 30 días. El plazo de pago actual promedio que se da en la economía colombiana es de 85 días, lo cual se constituye en una barrera al crecimiento empresarial, especialmente para las micro, pequeñas y medianas empresas del país. Es necesario resaltar que las Mipymes generan el 28% del PIB y 8 de cada 10 empleos formales de nuestra economía.

En efecto, uno de los limitantes más fuertes del crecimiento empresarial es el acceso al financiamiento y al crédito en los volúmenes necesarios para fortalecer la actividad empresarial y la competitividad de las empresas colombianas. Si, además, los pagos por el desarrollo de los negocios no se hacen a tiempo, las empresas tienen que salir a buscar financiamientos adicionales a altas tasas de interés para darles continuidad a sus operaciones.

El proyecto de ley incluye una sanción de intereses moratorios si el pago excede el plazo determinado en la norma y además una indemnización por costos de cobro que no podrá exceder del 20% del valor de la deuda. El objetivo fundamental de la Ley es que todos los pagos entre actores privados en la economía se hagan dentro de este plazo justo.